El paso de Sebastián Báez (19°) por el Masters 1000 de Roma no está exento de piedras en el camino, pero él las está sabiendo sortear. Luego de ganar en dos tie-breaks contra Dusan Lajovic (64°), le tocaba un duro escollo en Holger Rune (12°), ex N° 4 del mundo y ya con cuatro títulos en su haber pese a sus jóvenes 21 años, aunque profesional desde el 2020. Al cabo, también lo superó con éxito y trabajo, por 2-6, 6-2 y 6-3 en 1h50m.

No resultó un buen comienzo para el argentino. Rune aprovechó el flojo servicio del bonaerense en el primer set (53% de tantos ganados con el primer saque y 33% con el segundo). Por eso le bastó al rebelde nórdico con sus quiebres para 2-0 y 4-0, porque si bien Seba se recuperó en el game siguiente, Rune volvió a romper el saque del argentino para llevarse el capítulo inicial en 31 minutos.

Pese a que Báez había sido sparring en un set con apenas 15 puntos ganados y casi sin reacción en los turnos de saque de su rival -salvo cuando le quebró-, para el segundo pareció haberse dado un lavado de cara y lo encaró desde cero.

Rune, quizá pensando en que se iba a repetir el parcial anterior, se sorprendió con el juego del bonaerense y comenzó a errar. El momento clave a favor del argentino resultó cuando levantó el break point sacando 1-1; en el siguiente turno de saque, ya con mucha confianza, lo ganó en cero y así también quebró para el 3-2. Rune, desde ese momento, “se fue de viaje” y casi no logró meter la pelota adentro, solo ganó tres puntos para terminar tirando el set.

Más de cinco minutos -ida al vestuario incluida- tardó en arrancar el tercero; había sido Rune el que necesitaba volver a concentrarse y a las raíces ante un Báez que lucía prendido.

Por eso, si había que apostarle a uno de los dos para ver quién podía desequilibrar primero, el argentino tenía todos los boletos. Amagó en el 2-1 con saque de Rune, llevándolo al 15-40, pero el europeo terminó zafando. No así en su siguiente turno al saque, en el que llegó al 30-40 y Báez, con una tremenda devolución cruzada de revés -ya Rune le había hecho saque y red y Seba le tomaba la mano-, le quebró para 3-2.

La buena noticia para Báez es que luego confirmó ese quiebre con mucha autoridad y también lo hizo en su siguiente turno al servicio. Así, Rune se encontró sacando 3-5, con la obligación de ganar cuatro games si quería pasar a octavos. Pero, como es talentoso y cuesta abajo muy peligroso, también suele perder la paciencia y no luchar lo que se necesita para dar vuelta un partido cuando está en desventaja: es a todo o nada. Y fue nada, porque con errores llegó al 0-40 y en la siguiente, cuando Báez estaba regalado en la red, también la tiró afuera…

Lo que viene para Báez

A eso de las 10 de este martes, Seba se las verá con el polaco Hubert Hurkacz (9°), potente sacador de 1,96 que sacó de combate a Tomás Etcheverry (28°) antes del partido del hombre nacido en San Martín. Va por ESPN y Star+.

A Báez le toca Hurcacz, verdugo de Nadal y Etcheverry.

Los otros partidos de octavos son: Taylor Fritz vs. Grigor Dimitrov, Alejandro Tabilo vs. Karen Khachanov, Zhang Zhizhen vs. Thiago Monteiro, Nicolas Jarry vs. Alexandre Müller, Alexander Zverev vs. Nuno Borges, Tommy Paul vs. Daniil Medvedev y Stefanos Tsitsipas vs. Alex de Minaur.

Compartir :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *