El partido ante Central Córdoba del 19 de mayo del año pasado marcó un antes y un después en Unión, ya que el equipo estaba en el fondo de la tabla de posiciones, y tenía todos los boletos para ser el que pierda la categoría por tabla anual, más allá que restaba mucho por jugarse en la temporada. Fue entonces que el DT Sebastián Méndez dio un golpe de timón y realizó varios cambios, entre ellos el ingreso como titular de Nicolás Paz.

A Nicolás Paz lo ubicó en una línea de cinco defensores, como stopper por la derecha, más allá que en Reserva trascendió por hacerlo como lateral por ese sector. Apareció junto a Franco Calderón y Claudio Corvalán, mientras que por las bandas se ubicaron Federico Vera y Lucas Esquivel.

A partir de ese momento, Méndez encontró la línea defensiva, más allá que tras la partida inmediata de Esquivel fue Kevin Zenón el que se ganó el puesto, para destacarse luego de tal manera que terminó siendo comprado por Boca, donde fecha tras fecha demuestra su gran nivel.

Pero lo de Nicolás Paz dio mucho qué hablar, no por ser un jugador que se destaque y sea figura en todos los partidos, sino más bien por ser un defensor extremadamente regular, con algunos inconvenientes a la hora de manejar la pelota, pero sólido, férreo, aguerrido y seguro en la marca, habiendo sido un elemento clave para la permanencia en Primera en 2023.

En tanto que este año nuevamente arrancó como titular, con rendimientos sin fisuras. Y al cotejo ante Defensa y Justicia llegó precedido de una gran tarea ante Boca, donde fue clave para que el rival no pueda marcar diferencias con su gran jerarquía, sobre todo con la que cuenta en ofensiva.

Por eso extrañó mucho que Cristian González decidiera reemplazarlo en el partido ante Defensa, para mandar a la cancha al experimentado Miguel Torrén, y así correr a Franco Pardo (figura ante Boca) como stopper por derecha, lugar que venía ocupando Nicolás Paz.

Lo que siguió es conocido, la apuesta le salió muy mal a Cristian González, el equipo fue un flan, no dio las garantías que venía brindando, Torrén tuvo un partido para el olvido, y Pardo demostró que lo suyo en esa disposición táctica es ser líbero, donde hizo en algunos pasajes del año hacer olvidar a franco Calderón.

Pero cuando se presumía que la salida de Nicolás Paz había sido táctica, en conferencia de prensa, Cristian González advirtió: «Estábamos bien hasta el error que tuvimos en la pelota parada a favor, el retroceso fue bueno pero no ocupando los espacios. Y las decisiones son las que tomé, tengo que elegir, no pasa por ningún lado, elegí por los 11 jugadores que arrancaron, no hay que darle vueltas».

De esta manera, queda de manifiesto la fallida apuesta de Kily González, a quien seguramente le pesó el hecho de tener a un peso pesado en el banco de suplentes, y se decidió por sacar al jugador que menos lo tiene, pero que en silencio se convirtió en una pieza fundamental, y que en base a lo demostrado desde que fue promovido a Primera División exige por eso volver rápidamente a ser considerado entre los 11.

Con información de UNO

Compartir :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *