La Justicia imputó por “encubrimiento” y “promoción de grupos violentos” al vicepresidente de Colón Horacio Darrás y al vocal Lucas Paniagua durante una audiencia que se desarrolló en los tribunales santafesinos. Ambos dirigentes, que no declararon, continuarán detenidos por los menos hasta el próximo viernes cuando se lleve adelante la audiencia de prisión preventiva.

Desde la fiscalía, detallaron que la investigación sobre Darrás y Paniagua abarca desde octubre de 2021 hasta septiembre de 2022.

El apriete de los barras

Darrás, vicepresidente tercero y representante del club en AFA y Conmebol, es investigado junto al resto de los imputados por las amenazas que un grupo de entre veinte y treinta integrantes de la barra dirigió al plantel el martes 20 de septiembre, tras irrumpir en el predio 4 de Junio, situado a la vera de la autopista Santa Fe-Rosario.

Los barras apretaron a referentes del plantel como Paolo Goltz, Luis “Pulga” Rodríguez, Rafael Delgado y Ramón “Wanchope” Ábila, en una conversación que alcanzó puntos de tensión y que los hinchas violentos utilizaron para pedir mayor compromiso, además de “colaboración” en dinero e indumentaria.

El vicepresidente Darrás estuvo en el predio y habló con los barrabravas, aunque al presentarse el viernes en forma espontánea en Fiscalía dijo que su presencia había tenido por objeto hacer deponer la actitud de los violentos.

“¿Qué pretendían que hiciera?, ¿que me fuera?, ¿que agarrara algún caminito por el costado y desapareciera?, ¿qué estarían diciendo en ese caso?”, se preguntó el dirigente ahora detenido.

La fiscal Urquiza, de la Unidad Fiscal Especial de Delitos Complejos del MPA, no quedó conforme con esa versión y tras tomar declaración testimonial al director técnico Adrián Marini y a jugadores como Rodríguez dispuso las detenciones en la mañana de ayer.

Compartir :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *