2019-03-10 22:16:59

Globo 1 Ciruja 3: el Santo tucumano da pelea por no descender
El equipo de Caruso jugó mejor que los suplentes del Turco Mohamed y ganó muy bien en el Ducó. Si bien no salió del último puesto en los Promedios, recibió algo de oxígeno. ¿El Globo? No levanta: cuarta derrota al hilo y silbado.

La necesidad no tiene cara de hereje, sino de creyente en Huracán. Con tres derrotas al hilo (Unión, Patronato y Cruzeiro) sumada la Superliga y la Libertadores, recibía a San Martín de Tucumán en un duelo de urgidos. Cualquier ayuda era bienvenida.
 
El Turco Mohamed mandó al Ducó a Salcedo como único titular habitual y reservó a las figuras para el choque del jueves ante el Emelec. Una de ellas, Chimino, apareció de civil sobre el verde césped e invocó una mano celestial al regar con agua bendita el pasto detrás de un arco. El lateral, luego, mandó a un alcanzapelotas (Lucas, categoría 2004) a hacer lo mismo en la otra valla. Creer o reventar...
 
Será reventar, nomás, porque el Globo no pudo ante el Ciruja de Caruso Lombardi, que en su segundo partido ya sumó un triunfo (en el debut fue 1-2 vs. Lanús). El equipo del ex DT de San Lorenzo aprovechó las que tuvo para conseguir un poco de aire en su lucha por zafar del descenso. El 3-1 dejó tambaleando al equipo del Turco y también al DT.
 
 Los tucumanos llegaron a Parque Patricios para jugar al fútbol, pero con dos líneas de cuatro que al local le costó perforar. De hecho, para empatar lo debió hacer con un pelotazo de 60 metros de Merolla que aprovechó Chávez para quebrar las dudas de Moreira y Carranza. Antes, el que se había equivocado fue Toranzo, que perdió una pelota en el medio y, luego de un pared de García y Rodríguez, el primero de los más conocidos de la guía la mando a guardar. Para colmo de males, a los 6' se había desgarrado Garro, para desgracia de Huracan.
 
Al compás del "movete, Globo movete" y "a ver los jugadores si pueden oír, por la camiseta del Globo, a matar o morir", los hombres de blanco salieron a buscar los porotos que estaban perdiendo.
 
El inflador -digamos- que llegaba desde la tribuna no sirvió. De hecho, a los 3', Araujo le cometió penal a García, que Giménez transformó en el 2-1. El Santo manejaba la pelota y no pasaba sustos, de hecho, los provocaba. Aunque solitos Merolla y Sils se mandaron un blooper espantoso para que Pons la empujara con el arco vacío (antes hubo mano de Vitale) para liquidar el duelo.
 
"Jugadores, la c... de su madre", recibieron los players del Globo. De flojo partido, ni Dios los salvó de las puteadas.

Fuente: SFD-Radio Gol 96.7 fm-ole.com.ar

Seguinos
Facebook
Twitter
Instagram